Una generación de artistas contemporáneos chinos recala en Artium. Se trata de 33 jóvenes fotógrafos que conforman la colectiva «Zhú yi!». La fotografía es la disciplina artística por la que China queda un poco más cerca de la realidad occidental. Las imágenes recogen desde la propia visión de sus autores la inquietud que suscita en ellos el desarrollo social, cultural y económico de su país.

 

«Zhú Yi!» es el título de la nueva exposición fotográfica que hasta el próximo 23 de setiembre se puede visitar en Artium. La expresión, tomada del chino mandarín, se traduce literalmente por «¡Atención!». Las 140 imágenes tomadas por 33 fotógrafos chinos conforman la visión que tienen los propios artistas sobre su país natal. El gran gigante oriental avanza día a día y sus habitantes hacen a Occidente testigo de ese movimiento a través del objetivo de sus cámaras.

El especial interés que Susana Iturrioz, comisaria de la muestra, siente por el arte oriental le ha hecho viajar por todo el mundo . «Y es cuando me di cuenta de la carencia que existía en Occidente con respecto a este arte -declaró ayer-. No había nada de envergadura aquí. Entonces descubrí a estos jóvenes autores contemporáneos chinos y me sorprendieron». Iturrioz propuso a Artium acercar por medio de la muestra colectiva la realidad social, artística y cultural que actualmente vive China.

Nada que ver con Occidente

 

El director del museo arabarra, Javier González de Durana, destacó la importancia de que la colectiva haya recalado en Artium e hizo especial hincapié en la singularidad de la exposición. «La fotografía que vemos aquí nada tiene que ver con la que conocemos en Occidente», aseguró. González de Durana habló de las cuatro cuestiones básicas sobre las que la muestra permite reflexionar. «No sólo pedimos `atención’ a las obras fotográficas sino a los nuevos acontecimientos que se están desarrollando allí -subrayó-. En primer lugar, está la tradición de la imagen pictórica en China; en segundo lugar, en `Zhú Yi!’ todas las fotografías constan de un componente teatral, es decir, ninguna es fruto de un instante fugitivo, porque se componen para la ocasión; En tercer lugar, el potente desarrollo económico queda latente en la temática de las imágenes; y, en cuarto lugar, tenemos que reparar en la ausencia de tradición propia que ha existido hasta hace poco en la fotografía china, por lo que todos los artistas son bastante jóvenes».

 

En realidad, la treintena de autores que participa en Artium ha nacido en la década de los 60. Y no es casualidad que todos ellos pertenezcan a una misma generación, ya que a comienzos de los años 80 apenas se reconocía el valor de la fotografía como medio de expresión artística. Con la transformación social del país y el cambio de la propia identidad de los artistas, en los 90 surge la denominada Fotografía Experimental China, fruto de la evolución de su arte conceptual y otras nuevas formas de arte contemporáneo, como las performances y las instalaciones.

 

«Los artistas venían utilizando habitualmente la fotografía en sus instalaciones, pero yo opté por utilizar la fotografía como único lenguaje», dijo la comisaria. Susana Iturrioz cree haber logrado configurar una muestra libre de los prejuicios que Occidente pudiera tener hacia Oriente. «Un único lenguaje, por lo tanto, el de las propias fotografías en las que son los artistas chinos los que hacen la lectura sobre sus propias ciudades y países», apostilló.

 

Las casi 140 imágenes han sido clasificadas por Susana Iturrioz en cinco apartados. «Observé que todas ellas tenían temáticas comunes, si bien cada autor las reflejaba con sus particularidades o características», comentó. Bajo las formas estéticas, que adquieren carácter propio de la mano de cada uno de ellos, se ve un interés general por descubrir y recordar los lazos de unión entre eventos históricos y realidades sociales. Quizá uno de los ejemplos más gráficos se encuentra en el tríptico de Wang Quingsong. Se trata de una misma composición fotográfica en la que primeramente los personajes están cubiertos de barro, en clara referencia al pasado del país; la segunda imagen es de color plata y lleva por título «Present», mientras que la última baña en oro a los figurantes y se denomina «Future».

 

Recorrido sociocultural

 

El recorrido por «Zhú Yí!» comienza en la sala denominada «Historia memorial». No pueden faltar lugares emblemáticos, como la Muralla China; la iconografía de antiguas pinturas, grabados y poemas, en la que existen referencias a Confucio; el efecto de la revolución cultural; o la melancolía hacia tiempos pasados y el recuerdo a familiares.

 

Un segundo apartado expone, por medio de retratos y autorretratos, la búsqueda de la identidad humana en su sentido tanto físico como síquico. «The first intellectual» es el título de la obra que mejor recoge la tercera selección de imágenes. Se trata de un hombre desesperado que ha dejado caer su maletín lleno de libros y porta, con la cara ensangrentada, un ladrillo. Según explicó la propia Iturrioz, «la temática que los autores utilizan en este capítulo es la del individuo en su contexto. Y esta obra de Yang Fudong denota que el intelectual en China no está valorado, porque sólo merece la pena producir bienes, que son los que nos hacen ricos».

 

Otra de las inquietudes de estos jóvenes artistas es el crecimiento de las ciudades, y la añoranza de la naturaleza viva. Un quinto espacio cierra la muestra. El tema es el auge de la publicidad, el consumismo y el dinero, algo que, sin duda, China vive de modo muy intenso en los últimos años.

 

 

 

El artista Can Xing propone una performance colectiva en Gasteiz

 

 

Para que China no siga siendo aquel país asiático en constante ebullición que tan lejano parece estar, Artium propone un acercamiento. La pinacoteca ha organizado una serie de actividades que giran en torno a la muestra fotográfica así como a la cultura china. La primera de ellas tendrá lugar hoy en el auditorio del museo, a las 20.00. Se trata de la conferencia que impartirá Julia Colman, socia de la Chinese Contemporary Gallery, para contextualizar «Zhú Yi! Fotografía actual de China». Pero es, sin duda, la performance colectiva de Can Xing la que más interés ha suscitado en Gasteiz. El artista retratará en la plaza del museo a los ya más de 50 voluntarios que se han ofrecido a tomar parte en esta actividad irrepetible. Hoy tendrá lugar el único ensayo previo, a las 18.00, mientras que mañana, a las 19.00, se inmortalizará la imagen bajo el título «Existence in traslation». Las conferencias continuarán el 12 de abril de la mano de la historiadora de arte, crítica y comisaria de exposiciones Laia Manonelles. Ya para el 31 de mayo el artista Cai Quing disertará sobre arte chino en Artium, así como Liu Jin lo hará el 1 de junio y Zhu Ming el 2 de junio. Todas estas charlas son gratuitas hasta completar aforo.

 

El séptimo arte también recalará en la capital arabarra por medio de un ciclo de cine que lleva por título «China hoy». En el mismo se incluirán títulos alejados de los circuitos comerciales, así como películas que han sido censuradas en el país de origen. El ciclo dará comienzo el 14 de abril y culminará el próximo 13 de mayo.

 

J. VÉLEZ DE MENDIZABAL

Comparte mi post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies