Interesante reportaje de Javier Luzán publicado en El Pais el 23-9

Hay una historia del siglo XX que resulta apasionante y no está escrita? Está fotografiada. Por grandes como Capa, Cartier-Bresson y Avedon, recogidos ahora en un libro y una exposición. Con ellos podemos recorrer, más allá de los grandes hechos, los gestos y estados de ánimo de una sociedad en constante cambio.

 Gatos radiactivos– SANDY SKOGLUND

Gatos radiactivos

Alfred Hitchcock vestido de esmoquin retorciendo el cuello de un pollo; la belleza de unos increíbles ojos verdes de una niña afgana; las calles de Nueva York; Einstein sacando la lengua; Marilyn Monroe con las faldas levantadas por el viento, o el rostro mil veces reproducido del Che Guevara? ¿Alguien se imagina una crónica de nuestro tiempo sin esas imágenes en la retina?

El siglo XIX inventó la fotografía; el XX la consagró, y un alemán, Oskar Barnack, puso, en 1914, en las manos de quienes deseaban aprender a mirar por un objetivo la primera cámara de pequeño formato, la mítica Leica ?Leitz Camera?, la herramienta perfecta para captar la vida, el Rolls-Royce al que se subieron los grandes, como Cartier-Bresson, Capa, Rodchenko, que plasmaron con ella sus célebres reportajes. Hoy, la fotografía ya es digital, el turismo de masas ha popularizado la visión del mundo a través de un objetivo y los museos han abierto las puertas a un arte que ha conquistado un lugar de absoluto reconocimiento.

Hans-Michael Koetzle (Ulm, Alemania, 1953), escritor, crítico y redactor jefe de la revista Leica World, recopiló hace cinco años los nombres de algunos de los mejores fotógrafos del siglo, de Berenice Abbott a Tom Woot, en un diccionario de la fotografía, Das Lexicon der Fotografen, que ahora se publica en español. Más de cuatrocientas entradas en una obra que enmarca la historia de la fotografía desde 1900 hasta hoy.

Juan Barja (A Coruña, 1954), poeta, ensayista, editor y actual director del Círculo de Bellas Artes de Madrid, supo del proyecto de Koetzle hace tiempo y se quedó atrapado por él: «He sido editor durante veintitrés años de mi vida, y lo primero que se me ocurrió fue aplicar las técnicas que ya conocía al llegar al Círculo. Estoy obsesionado con que los temas permanezcan y no se queden reducidos sólo a una exposición». Y del dicho al hecho. Cuando piensa en una exposición le surge inmediatamente la necesidad de imprimirla en un libro. La editorial CBA (Círculo de Bellas Artes) ha publicado ediciones muy cuidadas de autores como Le Corbusier, Pasolini, Henri Michaux y el último: La fotografía en el siglo XX, la obra de Koetzle de la que Barja se deshace en elogios.

Coincidiendo con la publicación del diccionario, una exposición mostrará una selección de imágenes de 133 autores. Oliva María Rubio, ligada durante años a la dirección artística de PhotoEspaña y actual directora de exposiciones de La Fábrica, es la comisaria. Durante un año ha trabajado en este proyecto, en el que deliberadamente ha querido huir de la literalidad con la obra de Koetzle. «Pensé en hacer un planteamiento más complejo, por eso la muestra la he concentrado en momentos, corrientes, movimientos? que a lo largo del siglo han impulsado en una u otra medida la fotografía», afirma.

Los artistas de la cámara, los fotógrafos, «descubrieron el alcance de un relámpago virgen y delicado» y lograron obras maestras a partir de la observación directa de la realidad o, de forma mucho más conceptual, modificándola. «No el que ignore la escritura, sino el que ignore la fotografía, será el analfabeto del futuro», afirmó en 1931 Walter Benjamin, el filósofo alemán que se suicidó en Portbou (Girona) huyendo de la persecución de la Gestapo. Benjamin tuvo una visión profética al vislumbrar el papel revolucionario de las imágenes: «En el preciso instante en que Daguerre [el inventor de los daguerrotipos] logró fijar las imágenes de la cámara oscura, el técnico despidió en ese punto a los pintores», escribió.

¿Pero es arte la fotografía, puede tener cabida en los museos? Los fotógrafos de los primeros años del siglo no dudaron y reivindicaron el hecho de crear en vez de con pinceles con una máquina. Entendieron la fotografía como un medio de expresión muy personal. Compañeros de viaje de los impresionistas ?fue en el estudio parisiense del fotógrafo Nadar donde se presentó la primera muestra de Cézanne y Monet?, su grito de guerra era el «arte por el arte», aunque el golpe de gracia a este pictorialismo se lo asestó el estadounidense Alfred Stieglitz, uno de los padres de la fotografía moderna y el gran retratista de Nueva York. En sus tomas del Flat Iron, el rascacielos esquinado, o de la Quinta Avenida con nieve y carruajes atascados se libera del mimetismo pictórico y se siente a gusto con las posibilidades que le proporciona su cámara para captar la realidad. Había nacido la Straight photography (fotografía pura) que Stieglitz impulsó junto con Paul Strand. En 1932, Ansel Adams, Edward Weston e Imogen Cunningham se añaden al movimiento bajo el nombre F/64, que hace referencia a la utilización de un diafragma cerrado al máximo para lograr una imagen nítida con profundidad de campo.

Cansados de la fotografía aséptica, Walker Evans y Dorothea Lange intentan reflejar los cambios en una América empobrecida por la Gran Depresión de 1929. Walker Evans convivió durante seis semanas con una familia de aparceros de una granja de Alabama. Sus retratos, de una gran dignidad, se publicaron en el libro Encontremos ahora hombres famosos en 1941. El rostro hundido y la mirada perdida de la Madre emigrante, que captó Dorothea Lange en 1936, se convirtió en el icono de una generación.

En idéntica línea de realismo social, William Eugene Smith publicó en la revista Life en los años cincuenta su serie de Un pueblo español. Deleitosa, en Extremadura, y los primeros planos de tres guardias civiles con sus tricornios dieron la vuelta al mundo. «Trato primero de entender yo mismo la fotografía, después miro con pasión lo que quiero fotografiar». El periodismo humanista y de sentimientos de Smith dio paso a la escuela de Concerned Photography, formada por una serie de artistas comprometidos, tocados por la emoción y las ganas de comunicarla.

Una delgada línea separa a estos fotógrafos de otra generación que adoptó como protagonista de sus obras a la gente corriente. Los franceses Robert Doisneau o Henri Cartier-Bresson hicieron del acto de fotografiar el instante decisivo: «Captar el momento antes de que pase, el gesto fugaz, la sonrisa que se desvanece», decía Cartier-Bresson. Y así, Kertész retrató el submundo de los bares del París nocturno; Gisèle Freund, los rostros de las escritoras Colette y Virginia Wolf, pero fue Robert Doisneau quien legó las mejores imágenes del París de la posguerra e hizo de El beso un canto a la humanidad. En paralelo, al otro lado del mundo, Robert Frank, William Klein o Dianne Airbus tomaron la calle y lograron una radiografía descarnada de la sociedad estadounidense.

La guerra civil española y la muerte de un miliciano captada por Robert Capa fueron la apoteosis del fotógrafo en primera línea. Algunos perdieron la vida (como Capa) para captar las imágenes más impactantes; otros las difundieron. «¡Dios mío, no quiero que muera!», imploraba Huynh Cong mientras disparaba su cámara hacia Kim Phuc, la niña vietnamita con el cuerpo hecho jirones por el napalm en 1973.

Otros fotógrafos como Helmut Newton o Irving Penn se dedicaron, en cambio, a mostrar la belleza de una moda que Avedon encumbró. Las últimas corrientes de la fotografía entran ya en lo conceptual o en la performance, con Marina Abramovich como la autora más representativa.

«La fotografía no es una historia lineal», comenta Oliva María Rubio, que habla de una muestra abierta, sin final. También mostrarán publicaciones y revistas como Vu, Die Zeit, Stern, Vogue, National Geographic, Life, Portfolio, o españolas como El Canto de la Tripulación o Matador, entre otras. En la exposición figuran obras de los españoles Tony Catany, Ferran Freixa, Joan Fontcuberta, Alberto García-Alix, Cristina García-Rodero, Luis González Palma, Ouka Leele, Ramón Masats, Isabel Muñoz, Rafael Navarro, Josep Renau, Chema Madoz, Francesc Català-Roca y Agustí Centelles. Más de sesenta coleccionistas, desde el Centro Pompidou de París hasta el Museo Ludwig de Colonia, han prestado sus obras para este paseo didáctico por nuestra historia reciente.

‘Momentos estelares. La fotografía en el siglo XX’ puede verse a partir del próximo martes y hasta el 18 de noviembre en el Círculo de Bellas Artes y en la Sala del Canal de Isabel II, en Madrid.

Comparte mi post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies