El tratamiento de nuestras fotos


Últimamente corre por las redes la sensación de que las fotos no se deben retocar, que hay hacer los ajustes en el momento de la toma y algunos incluso desprecian a los que usamos software de tratamiento de los RAW’s como Ligthroom y/o Photoshop diciendo que eso no es valido.

Voy a poner un ejemplo con una foto que tome el pasado mes de septiembre al amanecer del fantástico paisaje del Mont Saint Michel tomada desde lejos con el zoom 70-200

Foto original sin ningún retoque, la niebla no acababa de levantarse y iban a cerrar el comedor para desayunar.

Esta foto la traté en Ligtroom; corrigiendo las luces y las sombras, limpiando las manchas del sensor, corrigiendo la perspectiva, borrando la neblina y algún otro pequeño ajuste y quedó así:

Después de los ajustes de Ligthroom.

Ahora la pasé a Photoshop. Añadiendo un par de capas de ajuste de saturación, subiendo los blancos con un pincel desaturado y pintándo un poco en el centro con un pincel de niebla. Para finalizar el estupendo filtro de Nik Collection Tonal Contrast me dio el siguiente aspecto:

Foto final después de los ajustes en Photoshop.

La verdad es que hasta casi las 11 de la mañana no levantó la niebla, pero ya la luz era muy distinta.

En consecuencia yo respeto a los estupendos fotógrafos que realizan maravillosas fotos utilizando solo filtros degradados en el lugar de la toma, pero creo que se puede conseguir lo mismo revelando adecuadamente la foto.

Comparte mi post

Dejar un comentario