Abe Rábade y Nelson Cascais durante el concierto que ofrecieron en el Casino de Jaca. – J.M.

El trío del pianista cerró el ciclo de jazz en el Casino

JACA.- El trío del pianista Abe Rábade (Santiago de Compostela, 1977) cerró el pasado sábado, en su octava edición, el ciclo de jazz -música en directo y cine- que se celebró en Jaca durante el mes de marzo, organizado por su Ayuntamiento. Los sábados anteriores fueron pasando por el Casino el trío belga-holandés del pianista Ivan Paduart; Charmaine Neville y The Campbell Brothers. Las proyecciones cinematográficas incluyeron “Anatomía de un asesinato” de Otto Preminger y música de Duke Ellington; “Bird” de Clint Eastwood, centrada en la vida de Charlie Parker; “The fabulous Baker Boys” y “Beyond the sea”. Una programación variada y ecléctica como en anteriores ediciones.Abe Rábade, uno de los músicos que se ha ido haciendo hueco y un nombre en la escena nacional a lo largo de la presente década (no me atrevería a como fue presentado decir aquello de “mejor pianista”, ¡y menos la misma noche en la que Agustí Fernández -otra estética pianística- actuaba en Brooklynn junto al trompetista Herb Robertson!), ofreció un concierto conceptual basado en lo que es su último trabajo discográfico, “Playing on light” para el sello Karonte. Disco que ha acaparado muy buenas críticas y que fue elegido por la publicación Cuadernos de Jazz como disco nacional del 2006. Siguiendo el mismo orden en el que aparecen en el cd, fueron sonando “Eses”, “Zero”, “Inner battle”? temas que desde la óptica del pianismo contemporáneo de raíces sesenteras -el que bebe del trío de Bill Evans, Herbie Hancock o Keith Jarret- pretenden describir siete fotografías que a su vez son representaciones de otros tantos conceptos: “la sensualidad”, “la introspección”? Unas interpretaciones que venían apoyadas por la proyección de la fotografía, y detalles de la misma, que inspiraba cada tema.

El pianismo de Rábade es fluido, con un buen conocimiento y asimilación de sus modelos pianísticos. Por eso sabe de la importancia del buen funcionamiento del trío para sacar adelante su proyecto. Para ello contó con el contrabajista portugués Nelson Cascais, que sustituye al que participó en la grabación del disco Paco Charlín -a falta de redondear y personalizar su voz, se convirtió, sin duda, en uno de los intereses de la noche-; y el batería, también de Portugal, Bruno Pedrosa -que rompió la discreción con algunas tandas de querencias al palo-.

 

Comparte mi post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies